‘Los Pinchaitos’ y su feliz viacrucis a Jericó

Jericó

No hay mejor forma de salir a rodar que con amigos. Y mis amigos me acompañaron en una de esas rutas que nos obligan a prepararnos de otra manera, que te llevan al límite de tus capacidades y que se convierten en un recuerdo para siempre. Envigado – Jericó, 105 kilómetros, más de 2.600 metros de desnivel y 21.5 kilómetros de ascenso para terminar con uno de los puertos de montaña más complejos del país.

Nos esperaba la tierra de la Madre Laura, de La Oculta, esas montañas que nos narra Hector Abad y las curvas serpentiadas que tanto recuerda Manuel Mejía Vallejo para llegar a su pueblo.  

Sábado, 6:00 a.m. y comienza la ruta. Felipe, Jorge, Nicolás, Santiago, Juan Fernando y yo damos el primer pedalazo. A un lado Christofer, nuestro ángel de la guarda en su moto. Un comienzo tranquilo, de tertulia y guardando piernas para ese mítico final que semanas atrás nos robaba el aliento. Llegamos a Cachotis, antes de descolgar hacia Amagá, y primer inconveniente por resolver: hice honor al nombre de nuestra grupeta (Los Pinchaitos) y me pinché. Y Christofer, como siempre, lo resolvió.quí para añadir un texto