Así fue retomar la bicicleta después del confinamiento

Por los barrios de Medellín en Bicicleta

Terminó la espera. En medio del temor, de la incertidumbre, de los tapabocas y de la duda sobre si organizar un evento masivo es prudente o no, me preparé para retomar la bicicleta después del confinamiento.

Y qué mejor forma de hacerlo que en la Ruta Medellín, la carrera de ciclismo para aficionados que promueve el Team Medellín desde hace tres años y que nos regala unas fotos increíbles: los barrios populares ubicados en las laderas de la ciudad se convierten en el escenario perfecto para hacer lo que más nos gusta: rodar con amigos y tener un número de competidor pegado a la bici.

Parte de la magia de esta carrera está precisamente en la facilidad de rodar por barrios por los que- difícilmente por razones de seguridad- nos animamos a recorrer en otro momento. Y es una lástima, porque estamos llenos de puertos de montaña perfectos para salir a montar en bicicleta con la grupeta, con vistas a la ciudad desde todos los puntos cardinales, que apenas descubrimos cuando tenemos la fortuna de correr con las calles cerradas y custodiadas por la Policía.

Para retomar la bicicleta después del confinamiento, salimos desde la Alpujarra, subimos de San Cristóbal, luego cruzamos a San Javier, bajamos por el 20 de julio y tomamos San Juan hasta el Centro para el puerto final: Santa Elena. Fueron 56 kms que se convirtieron en 100 porque salí y llegué a mi casa en bici. Al final, fueron 2.229 metros de desnivel y 5:12 horas en movimiento, números que delatan mi nivel amateur, pero de eso se trata: de mirar Strava cien veces si es necesario y analizar en cuáles segmentos mejoro y en cuáles no. 

Y obviamente, fue clave preparar la bicicleta desde el día anterior.

Cinco razones para inscribirse a una carrera de ciclismo aficionado:

  1. Te obligas a entrenar: una vez te inscribes, comienza una cuenta regresiva para llegar de la mejor manera y sufrir lo menos posible. Y los rodillos son claves en ese proceso.
  2. El ambiente ideal: son cientos de personas con el mismo interés: rodar, hacer un mejor tiempo que la última vez que recorrió esa misma ruta y encontrarse con amigos.
  3. El kit: una vez pagas, te dan una camiseta de alta tecnología, de una marca reconocida, que puedes seguir luciendo. Prácticamente la carrera se libra. Además, te tan gorra, termo, barras de alimentación, etc, y todo eso te hace sentir más pro, más motivado.
  4. Las fotos: cuando pagas la inscripción (en algunas carreras), también estás pagando por fotos profesionales que te van tomando en el recorrido. Son recuerdos para siempre.
  5. Los premios: aunque esta razón es para unos pocos, hay que tenerla en cuenta. Si bien hay cientos de pedalistas que solo quieren participar y terminar, hay decenas que se preparan para ganar.